Monday, 4 February 2013

No somos nada…cuídate y cuida a tu familia



Amigos hoy mi post no va de tecnología, sólo quiero que hagáis una reflexión y si logro que la hagáis, con eso ya me vale. Da igual cuantos fans, seguidores, amigos, etc tengas, da igual si eres trending topic, da igual si trabajas en tecnología, restauración, construcción, servicios públicos, etc, da igual si eres el presidente, director, gerente, empleado, proveedor, etc, SI NO ESTAS VIVO. ¿Por qué digo esto? Diréis: “parece una obviedad”. Pues NO lo es, y voy comentar lo que me acaba de suceder. 

Como cualquier día me levanto por la mañana, desayuno, paseo el perro y salgo para trabajar a eso de las 6:50 am. Supongo que, como muchos de vosotros, a esa hora ya vamos agobiados pensando en todo lo que tenemos que hacer y las cosas que debemos entregar, cerrados en el mundo artificial que nos creamos en nuestras cabezas. La historia es que subo al coche, comienzo mi viaje al trabajo y llegando a una intersección de calles, veo que en el cruce de  cebra de la otra calle, no de la que vengo yo, un coche atropella y mata a una señora.

A partir de aquí, el día ya ha cambiado y porque en ese mismo momento, se te olvida todo “lo artificial” que llevabas en tu cabeza, para ver si puedes ayudar, cuanta gente hay ayudando, quien detiene el resto de coches, quien llama a la policía, quien llama a la ambulancia, etc, etc, etc. Pero luego, cuando te vuelves a subir al coche o continuas tu viaje al trabajo, haces un repaso de tu vida y reflexionas a acerca de todo y, es para lo que quiero que valga este post.

Primero, hay, como poco, 2 familias destrozadas, una más que la otra, claro. Quién le dirá a los hijos y al marido de la señora que murió, que su madre ya no estará más con ellos, cuando hace un instante estaba, quién compartirá los deberes escolares, quien les hará de comer, quien los verá jugar, etc, etc. Por otro lado, la familia del conductor y el conductor que atropelló a la señora, en este caso no hubo conducción temeraria, ni nada, solo poca luz, quizá el parabrisas con hielo, pero no hay excusas para el conductor, sin embargo, a cualquiera le puede pasar. Y ese conductor cargará toda su vida con ello, cambiando su vida también para siempre.

Tanto la mujer atropellada como el conductor, podrían haber estado en ese mundo artificial que nos montamos en nuestras cabezas y no prestar atención a lo que hay o sucede a nuestro alrededor. Pero la historia está en que ya no vale de nada, por lo menos, para estas familias.

Luego, continuando mi viaje al trabajo, te pones a reflexionar mucho más a fondo. Lo primero que piensas es “voy a llamar a mi esposa para decirle que la amo”, “voy a decirle que le diga a nuestros hijos, nuevamente, que no sólo vale ver si vienen coches para cruzar la calle, si no, que, además, hay que asegurarse de que se detengan y una vez detenidos, cruzar”, “da igual todo lo que tenía pensado hacer hoy”, etc. Porque la base fundamental para poder hacer algo ES QUE HAYA VIDA.  

Por todo ello, dale la importancia que tiene que tener a cada cosa y, CUIDATE y CUIDA A TU FAMILIA, para que si podemos, esto no suceda más. 

1 comment:

  1. Quizas sea el menos indicado para hablar de familia.....pero lo que te sucedio Pablo Coelho lo reflejo en una frase.....Cuando menos lo esperamos, la vida nos coloca delante un desafío que pone a prueba nuestro coraje y nuestra voluntad de cambio......Te felicito por tu manera de pensar y gracias por cuidar de mi familia. Un abrazo. Antonio

    ReplyDelete